PEQUEÑAS TENTACIONES – GRANDES PLACERES.

  • AUTHOR: // CATEGORY: consumo

    La crisis ha constituido (y sigue haciéndolo) un revulsivo para la sociedad. Llevamos unos años asistiendo a un cambio de planteamiento y comportamiento profundo ante el  consumo. Uno de los cambios más importante, y percibido por todos, es que nos encontramos ante un consumidor más reflexivo, que da más valor a su dinero y que establece sus propias estrategias de compra buscando el ahorro.

    Pero, algo que está quedando cada vez más claro es que no  sólo se busca el ahorro. El consumidor también busca mantener ciertos placeres en su vida, y en este entorno de crisis, percibe que ante él se abre un mundo de oportunidades que ha aumentado significativamente en este contexto y que está directamente vinculado con la búsqueda del placer (la fiebre del “couponing”, outlets virtuales permanentes, clubes de compras, ocio low cost, etc).

    Las marcas proponen un mundo de tentaciones inmediatas en el que manda el aquí y el ahora, y ante el que los consumidores no sólo no pueden, sino que (más importante aún) no quieren resistir.  Son pequeñas recompensas que le hacen sentirse mejor en un contexto de continua restricción, en el que sólo se habla de crisis.

    Son reacciones optimistas ante la crisis. Son pequeñas tentaciones que proporcionan grandes placeres.